¿Puede la información contenida en los dientes ayudarnos en nuestros conflictos con los demás?

Un paciente vino a nuestra consulta, en nuestra clínica dental en Valencia, hace unos días preocupado por el aspecto de uno de sus dientes anteriores. El diente en cuestión era el incisivo central superior izquierdo que está reconstruido con una corona ceramo-metálica. La corona lleva mucho tiempo y el diente aparece alargado. En ocasiones anteriores ya habíamos hablado de ese diente en concreto y de sus implicaciones emocionales, pero siempre de una manera superficial puesto que al paciente no le parecía que sus dientes pudiesen tener relación con sus experiencias de vida y que puedan ser como un libro con el que podemos adentrarnos a lo más profundo del Ser.

Según la Odontología dental biológica, el diente incisivo central superior izquierdo nos habla del arquetipo madre. Él siempre que habla de su madre dice “mi madre….” y luego se ríe, como queriendo dar a entender que hay mucha historia detrás de su relación con su madre, pero sin querer entrar en detalles.

Han pasado casi 2 años desde que hablamos acerca de sus dientes por primera vez y de repente algo había cambiado esta última vez que lo vi. Empezó él solo a hablar de su relación con su madre. Relató que él es el pequeño de 4 hermanos todos varones, y que él fue el primero en independizarse. Me contó que cada uno de sus hermanos tiene un tipo de relación diferente con su madre, que en un momento de su vida adulta después de haberse independizado pidió a su madre que lo acogiese en su casa durante unas semanas y su madre le negó el asilo, incluso antes de que él se lo pidiese. Además me contó que en su vida ha habido varios acontecimientos semejantes, en los que ha necesitado ayuda de su madre y ella se lo ha negado.

Más tarde, tirando del hilo me contó que cuando tenía unos meses de vida, su madre lo envió a vivir con unos familiares y durante todo ese tiempo no dejó de llorar y no quiso comer, hasta que lo llevaron de vuelta con su madre que le dio el biberón y se calmó. Aquí nos podemos dar cuenta de que tiene una emoción atrapada de abandono y un resentimiento por ello hacia su madre.

Cuando le  pregunté si sabía como es que siendo tan pequeño su madre le había enviado con unos familiares, resultó que su hermano mayor con el que apenas le separan 4 años se puso muy enfermo y tuvo que ser ingresado en el hospital. La madre se quedó al cuidado del hermano mayor y de los otros dos hermanos, y al pequeño que era un bebé de pocos meses se lo confió a su hermana para que lo cuidase pues ella no se veía capaz. Después de contar esta historia el paciente se da cuenta de donde le viene la emoción atrapada de abandono por parte de su madre y porqué es una historia que ambos repiten a lo largo de su vida. La madre hizo en aquel momento lo que consideró que era lo mejor para su bebé, ya que ella se veía incapaz de cuidarlo. De repente esta información que estaba ahí todo el tiempo pero que él no había verbalizado ni relacionado, cobra sentido y, le permite liberarse de esta emoción de abandono y perdonar a su madre y, al mismo tiempo, pedirle perdón a su madre por el sufrimiento causado, para que así ella se pueda liberar también.

Desde clínica dental Mar Tarazona te invitamos a descubrir que están dispuestos a contarnos nuestros dientes acerca e nuestra historia de vida.