Desde la Clínica dental Mar Tarazona, pensamos que el crecimiento de un árbol es una metáfora perfecta de nuestro crecimiento como personas.

El lugar en el que se planta, la tierra, el agua, la luz solar… son elementos que influyen en su desarrollo. Para ayudarlo a convertirse en el buen árbol al que uno quiere arrimarse, abonamos, regamos si le falta agua, y acompañamos el tallo fino y joven con una guía para que crezca lo más recto, sano y fuerte posible hasta llegar a ser un árbol adulto.

Cuando nos referimos  al crecimiento de los dientes por edades ocurre lo mismo: intentamos que se desarrollen en cada etapa expresando al máximo su potencial, eliminando aquellos elementos que entorpecen el crecimiento y potenciando aquello que trabaja a favor de la fisiología.

Los tratamientos tardíos son eso, tardíos.

En muchos casos, observamos un mal crecimiento de dientes en los niños, pero se nos dice que hay que esperar, que hay que ver cómo evoluciona y que más adelante ya se corregirá. Sin embargo, la mayoría de las veces, si ya existe una mala función, y por tanto una maloclusión, estas solo se  mantendrán y empeorarán con el tiempo. Tratarlos tarde sólo logra corregirlo de forma parcial, ya que las malformaciones óseas estarán bien instauradas y las malfunciones y malos hábitos son más difíciles de corregir cuanto más edad tenemos.

La fisiología marca el camino

Si al arbolito que hemos plantado le da mucho viento y el tronco se va deformando porque el estímulo que recibe no es correcto, cuando llegue a árbol adulto, lo hará con el tronco doblado y no será posible corregirlo. En algunos casos severos puede que incluso el tronco ceda y se rompa. Podemos, desde pequeño, ponerle una guía, o incluso una pantalla, para ayudarle en su crecimiento y evitar que el tronco se deforme irremediablemente.

¿Esperamos o actuamos cuanto antes?

Si vemos a un niño o niña de tres años y ya presenta una malfunción, debemos actuar cuanto antes. Las asimetrías óseas y musculares bien instauradas, pueden ser irreversibles.

En nuestra clínica dental de Valencia trabajamos según la filosofía de la Rehabilitación Neuro-Oclusal y diagnosticamos las malfunciones y las desviaciones en la dentadura en cuanto aparecen. Así podemos tratarlas lo más precozmente posible. Se hace un tratamiento preventivo y se actúa adecuadamente a la edad del paciente, lo antes posible.

Así que, si estás pensando en hacerte una revisión o hacérsela a los más peques de la casa, te invitamos a que tomes las riendas, pues cuanto antes lo hagas, antes podrás mejorar la salud de tu boca y la de los tuyos. ¡Pide ya tu cita! Te esperamos en la clínica dental Mar Tarazona en Valencia.